Orientación Profesional: Claves para el desarrollo de un proyecto personal

Me estoy planteando seriamente iniciar un proyecto personal de carácter empresarial. Pensando concretamente en mi caso y en la información que le he facilitado. ¿Cuáles son las claves para que tenga éxito? Marcos L (Sevilla)

En nuestra cultura tendemos a subestimar la importancia del fracaso, del error. Sobre todo cuando, equivocarse puede ser la única manera de empezar.

Benjamín Franklin dijo en cierta ocasión que “él no se había equivocado nunca, lo que pasaba es que había tenido 10.000 ideas que no funcionaron”. Edison aseguraba que “cada una de las 200 bombillas que no funcionaron le enseñaron algo que probó en el siguiente intento”.

Si tienes un sueño y voluntad para llevarlo a cabo, tanto porque este ha sido el sueño de toda tu vida, o simplemente porqué has llegado al convencimiento de que el mercado no te ofrece oportunidades profesionales de interés para ti, ten en cuenta que emprender o la independencia profesional (como a mí me gusta definirla) es un camino probablemente duro pero gratificante, aunque sin retorno. De hecho, son pocos los profesionales que conocemos que, después de un intento de desarrollar un proyecto personal, , (saldado con éxito o con fracaso) han podido (o querido en su caso) retornar al desarrollo de una carrera profesional “por cuenta ajena”.

Marc Vidal que se ha especializado en el desarrollo de proyectos como emprendedor en el ámbito tecnológico habla gráficamente del aprendizaje que de los errores se puede obtener. Utiliza a menudo en sus charlas o intervenciones la estrategia de preguntar a sus oyentes que “harían con 100.000€”. Unos cuantos le contestan viajar, otros pagar la hipoteca, otros abrir una cuenta corriente en un banco y unos pocos invertir en bolsa. Sin embargo el porcentaje más importante de los asistentes a sus seminarios o charlas (también es cierto que él se mueve en estos entornos) contestan “montar un negocio” o “emprender un proyecto personal”.

Obviamente y lamentablemente no creo que todos los que formulan esta opción lo hicieran de verdad y además, lamentablemente, no creo que la capacidad de emprender sea una capacidad innata en nuestro entorno. Estoy de acuerdo con Marc en lo difícil que es emprender en España, (yo he podido constatarlo con creces) pero sobretodo lo difícil que es emprender siendo español. Son cosas distintas. Parece que existe un cierto interés social en provocar cambios en este hábito social que tiende a castigar el fracaso…. Ya veremos el resultado en los próximos años.

Sigo con algunas referencias más de Marc Vidal. “Hay de todo en este reino complejo, pero no me negarán que cuando alguien monta un negocio aquí lo primero que se plantea es -donde puede obtener alguna ayuda o subvención”- No digo que no se sea necesario que evalues las posibilidades de recibir soporte para el desarrollo de tu proyecto pero toman nota que este punto no ha de ser clave para su puesta en marcha. Marc afirma que “debemos distinguir entre el emprendedor y el portador de powerpoints. El emprendedor no puede iniciar un proyecto que quiere vender como -el de su vida- esperando solamente obtener que una subvención o participación fruto de un inversor incauto o una administración protectora”. Por tanto no te conviertas en un presentador.

Hechas estas reflexiones te invito a acceder a algunos de los post en los que he dado orientaciones más concretas que seguro te van a ser de utilidad. Por ejemplo en http://pauhortal.net/blog/orientacion-profesional-aprender-a-emprender-2-2/ en http://pauhortal.net/blog/emprender-lo-mas-relevante/ y en http://pauhortal.net/blog/capacidad-motivacion-y-valor-para-emprender-2/  En todo caso y para finalizar mi comentario Marcos desearte mucha suerte en este proyecto de vida que estoy convencido que vas a iniciar y recuerda que la clave para un proyecto empresarial es tener una idea, creer de verdad en ella y  estar dispuesto a darlo todo por ella.

Y ¡no te olvides de utilizar a tu favor el factor suerte”!

Deja un comentario