Orientación Profesional: Una buena “negociación”

Estoy en plena negociación de un nuevo contrato. La oferta en teoría es muy interesante en términos de puesto, opciones de futuro y salario. ¡Tengo que aprovechar esta oportunidad! Me puede ofrecer alguna orientación. Pol P. (Barcelona)

Aquí tienes algunas consideraciones y recomendaciones que me parecen relevantes para este momento. Estoy de acuerdo contigo: saber negociar es una de las fases más delicadas del proceso que estas viviendo. Sea cual sea tu concepto de negociación, has de tener en cuenta que un buen acuerdo requiere una “discusión abierta y concesiones por ambas partes”.

Lo que me propongo es plantearte algunas reflexiones sobre el tema salarial (que probablemente es uno de los aspectos más relevantes en este momento) pero que pueden ser perfectamente trasladables a cualquiera de los otros aspectos que tienes encima de la mesa.

Doy por supuesto que en este momento ya tienes una idea clara del puesto propuesto, del contexto, de las necesidades de la empresa, Y que además la oferta que te formulan es “interesante”.  Tu interlocutor se ha dedicado a a “venderte” la sociedad. La persona que decide te imagina en tu nuevo puesto. Se interesa por tus referencias. Se informa tu disponibilidad para incorporarte a la organización.

Si estas en este punto has llegado a la fase final de las negociaciones. Deberás de estar atento a la oportunidad y aprovecharla para tratar los puntos que te interesan. Toda organización tiene un margen de maniobra de un 10/15% pero no más…. salvo que su mentalidad sea otra y entonces es posible que no te interese trabajar con ellos aunque la oferta sea…. “de oro”. Mi consejo es que no te dejes encerrar en una proposición demasiado precisa y demasiado rápida. Para evitarlo, conviene que determines el margen de negociación de que dispones… de cuáles son tus intereses reales y sobre todo toma nota de no comprometerte a la primera. Un aspecto muy relevante. Pide una oferta por escrito y un tiempo de reflexión (24 horas) para dar tú respuesta.

Negociar de forma realista y con éxito implica que hayas podido captar, a lo largo de tus entrevistas, indicios de los factores que pueden afectar tu margen de maniobra. Tu capacidad de negociación será más limitado si: la empresa ha de respetar una escala salarial, existen otros candidatos igualmente válidos, o bien si transmites a tu interlocutor la sensación de que estás dispuesto a aceptar cualquier condición con tal de conseguir el empleo.

En cambio, será más fácil negociar si:  Se trata de un puesto “escondido” o de nueva creación, sientes que tu candidatura interesa mucho a la empresa y que ésta tiene muchas ganas de “comprarla” (cuidado, de todos modos, no te excedas en tus pretensiones económicas, la situación podría tornarse en tu contra si te vuelves demasiado exigente), tu campo de competencia escasea en el mercado, has lanzado mensajes “creíbles” sobre la existencia de otras ofertas en curso, la empresa tiene prisa y quiere contratar a alguien lo antes posible, etc…. Todas estas variables debes de tomarlas en consideración.

Concluyendo. Tu poder sobre la negociación dependerá, pues, de tu conocimiento de la situación, de tu percepción de los indicios que limitan tu margen y de tu capacidad para hacer uso de ellos.

Pol… espero que consigas alcanzar tus objetivos.

Deja un comentario

Proyectos en los que colaboro

Otras entradas de interes ...close