Orientación Profesional: ¿Porqué te vas?

He tenido una trayectoria ascendente. Cambié de empleo hace 3 años pero hoy me encuentro totalmente desmotivada.  Hace unos meses que estoy buscando una alternativa. La semana pasada mi jefe me hizo esta pregunta. ¿Qué debería de haberle contestado? Laura L. (Bilbao)

Hace poco tiempo recordaba que, según análisis de Randstad más del 10% de la población activa mantiene de forma permanente una voluntad de cambio. En otras palabras, la rotación puede ser un problema para muchas organizaciones. Y de ahí la importancia y relevancia de las políticas de desarrollo y retención del talento. Hoy, más allá de que existe todavía algún tipo de voluntarismo en esta afirmación, las organizaciones ya no ven las estrategias de formación y desarrollo como un coste sino como una inversión de futuro.

Has de tener en cuenta que no es lo mismo mantener en secreto que estás buscando una nueva alternativa profesional, que tu jefe esté al tanto de tu búsqueda. Las implicaciones personales y profesionales son distintas si, una vez que has decidido mantener la reserva sobre tu voluntad de cambio la organización (tu jefe) tiene conocimiento de ello. Puede llegar a ocurrir que su reacción sea la de hacer todo lo posible por retenerte (con una mejora de las condiciones laborales y salariales) pero no es lo más probable.


Lo deseable sería que tuvieras con tu jefe la confianza suficiente para contrastar tus motivaciones e intereses, pero esto, a menudo, solo ocurre en un mundo “ideal”.


Un informe de Robert Walters concluye que “un 83% de las compañías asegura saber cuándo un empleado piensa irse”. Según la investigación, los profesionales aguantan una media de tres o cuatro años en un puesto y deciden abandonarlo si no se sienten motivados o ese trabajo no supone un reto; si no encajan con su jefe o sus compañeros (una vez más prima el argumento de que las personas se van de sus mandos); o si se sienten infravalorados o mal retribuidos. También la voluntad de cambio está provocada por falta de alineamiento entre los intereses de las dos partes, sea objetivo o subjetivo.

Laura, sin que conozca a fondo los detalles, parece razonable pensar que tu estás en alguna de estas situaciones. Por tu perfil, situación personal y motivaciones profesionales es razonable que te plantees un cambio. Dices que estas en una vía muerta, yo te diría que es probablemente el mejor momento. ¡Ahora o nunca! Por otra parte de lo que no hay ninguna duda es de que no vas a perder nada por intentarlo. Si analizas a fondo estos argumentos entenderás que no cabía otra posibilidad de respuesta a la pregunta de tu jefe… que la verdad, (argumentando en todo caso, de la forma más positiva posible las razones que motivan tu voluntad de cambio).

Es probable que tu jefe entienda perfectamente tu actitud aunque también es posible que no reaccione adecuadamente. En todo caso no tengas miedo. Lo que no puede ocurrir es que te quedes como estás. Define un objetivo coherente y adecuado a las necesidades del mercado, establece un plan y una estrategia de búsqueda, se constante y persistente. Estoy convencido de que podrás tener éxito. Y aunque pueda sorprenderte, no renuncies a una posibilidad de desarrollo interno.

Si deseas tomar en consideración alguna orientación más concreta te propongo que introduzcas los términos cambio, desarrollo o trayectoria en el buscador de mi blog… encontrarás muchos contenidos que pueden serte de gran utilidad. ¡Te deseo mucha suerte !


Os recuerdo que si queréis formularme alguna consulta podéis hacerlo a través de la sección Orienta de mi blog


Deja un comentario