Orientación Profesional: ¡Ponte en valor!

Me estoy planteando seriamente un cambio profesional dado que llevo 5 años ocupando la misma posición y no tengo posibilidades de desarrollo interno. No sé que hacer. Tampoco sé si este es un buen momento para el cambio. ¿Qué debo hacer? Toni L. (Girona)

Detrás de un cambio existe una insatisfacción, pero antes de plantearte dejar un puesto de trabajo que no te gusta, conviene que analices los factores que te motivan/impulsan a dar este paso. Y analizar en qué medida las causas son subsanables.

Que los empleados huyen de sus jefes, de sus colegas de trabajo o de un ambiente laboral muy enrarecido no es nada nuevo. Según un informe de una de las consultoras de RRHH de referencia más de 1M de profesionales deciden anualmente cambiar de empleo. El salario, la falta de oportunidades, la dificultad para establecer un equilibrio entre la esfera profesional y personal son algunos de los motivos de esta decisión. No todos lo consiguen pero muestra que existe un volumen relevante de personas con voluntad de cambio.

Cualquier decisión de cambio esconde tras de sí un balance emocional en el que el miedo tiene un papel protagonista“. Alberto Blázquez, identifica el miedo como uno de los detonantes que advierte sobre la necesidad de dar un giro a tu vida profesional. Y, tratándose de emociones, explica que “cuando formas parte de una entidad la entiendes como la relación con una persona, lo que provoca un cambio en nuestra manera de pensar. Este cambio hace más complejas nuestras decisiones, ya que giran en torno a nuestra realidad individual y también grupal”.

La falta de adaptación a un nuevo contexto, jefe etc también son indicios para pensar que hay algo que no funciona en tu relación laboral. José Manuel Chapado, hace referencia al concepto de dar y recibir. A modo de ejemplo propone que “En el momento en que sientes que aportas más de lo que la organización o el proyecto de trabajo te devuelve, hay algo que no funciona (,…) Está claro que el equilibrio puede llegar a ser algo subjetivo, pero las empresas también deben de poner algo de su parte”. Las organizaciones han de ser conscientes de que el “salario emocional” también es relevante.

La voluntad de aprender y hacer cosas nuevas es otra de las palancas que motivan al cambio. Pablo Urquijo, afirma que la ausencia de retos es uno de los elementos que despiertan esa necesidad: “Si estás demasiado cómodo en un puesto, tu nivel de exigencia baja, dominas muy bien todas las palancas y limitas tu capacidad de desarrollo”, es la señal adecuada para que inicies un proceso de cambio que te permita seguir motivado y sintiéndose útil. Por ello considero que es bueno cambiar de puesto/función. 3/5 años. Esta es una media adecuada  ya que permite de una parte conseguir y mostrar resultados y por otra evita las situaciones de excesiva comodidad, suponiendo que éstas sean hoy posibles en las actuales circunstancias de cambio.

Crecer profesionalmente es otra de las razones objetivas que están detrás de los cambios. Aunque aquí conviene tener en cuenta que estas expectativas de desarrollo han de estar claramente alineadas con la edad, etapa profesional y requerimientos/condicionantes personales. Las necesidades a satisfacer y las expectativas a cubrir serán claramente diferentes en función de cada persona. Necesidades de tipo fisiólogico, seguridad, afiliación, reconocimiento y realización.

Antes de iniciar el proceso de acercamiento (sobre el que encontrarás muchos contenidos de valor en mi blog) como por ejemplo en http://pauhortal.net/blog/decalogo-de-actitudes-para-la-busqueda/ te recomiendo que hagas un autoanálisis tanto de las razones que te impulsan a él como un DAFO en términos de  Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Un análisis para el que puedes o debes incluso de contar con apoyo externo.

Otro contenido de interés puede ser el que tienes en el link http://pauhortal.net/blog/claves-para-mantener-tu-empleabilidad/ en el que intento identificar las claves para mantener la empleabilidad (como su título indica). Evita cometer el error de iniciar el proceso de búsqueda sin hacer este autoanálisis y sin determinar con claridad unos objetivos coherentes con este resultado y con la realidad del mercado.

Estoy convencido que de esta forma maximizarás las posibilidades de éxito (en términos de búsqueda) como de calidad de puesto al que optes. Te deseo mucha suerte.

Deja un comentario