Orientación Profesional: Mayor visibilidad

Reconozco que no tengo visibilidad en el mercado de trabajo. De hecho incluso admito no haber prestado atención a las llamadas que tenido de los reclutadores. Me equivoqué. ¿A la vista de mi perfil qué orientaciones me puede facilitar? Raul M (Bilbao)

Raul….. Tú mismo te has dado cuenta de que si quieres crecer profesionalmente no se trata tan solo de ser competente y conseguir resultados sino de disponer de algún tipo de visibilidad. En otras palabras disponer de una marca personal potente y de una red de contactos donde puedas explotarla. Como he señalado en otros comentarios incorporados en este mismo bloque Orienta hoy un profesional debe de cuidar de su propia empleabilidad.

Y ello se hace más relevante si además somos conscientes de que vivimos en un entorno, en donde el riesgo de pérdida del empleo es permanente y a menudo independiente de nuestra voluntad, de nuestras competencias y de las acciones que hayamos podido desarrollar en un entorno determinado.

Hoy los profesionales utilizamos dos conceptos que en algún sentido tienen un mismo objetivo. Se trata de los conceptos de empleabilidad y el de marca personal. En todo caso todos los profesionales deberíamos estar preocupados por dar la mayor visibilidad posible a nuestro perfil destacando las competencias y los resultados conseguidos. 

Gestionar una marca personal supone invertir en nosotros mismos sobre la base de crear valor para los demás. El posicionamiento profesional tiene mucho que ver con la capacidad de mostrar los resultados que hemos alcanzado en nuestro día a día. En realidad, todos somos expertos en algún ámbito. Todos sabemos más de las cosas que nos interesan que el resto de la gente, pero para convertirse en experto hay que investigar y adquirir experiencia, organizar y divulgar información sobre nuestro tema.

Algunas veces se confunde la visibilidad con la competencia. Las personas hábiles que tienen mucha habilidad para conseguir ser visibles no siempre son las que tienen más talento, y eso hace que en ocasiones los mejores pasen desapercibidos. La competencia profesional no se consigue sólo con palabras, tiene que basarse en resultados. En el contexto del mercado de trabajo actual debemos de considerarnos meros proveedores de servicios (con independencia del formato contractual en el que éstos se presten).

Para ello es conveniente esforzarse por aportar valor a nuestros clientes, respondiendo a sus expectativas, actualizarse permanentemente y desarrollar nuevas competencias. El éxito profesional puede tener muchas formas pero no se construye únicamente con voluntad y palabras. Son las acciones y los resultados los que facilitan crear carreras profesionales sólidas y sostenibles a medio o largo plazo. Se consciente por último que desarrollar nuestra propia empleabilidad (en términos de atracción de nuestro perfil en un entorno de cambio permanente) significa simplemente trabajar para destacar ante tus propios competidores.

Un fuerte abrazo y agradecerte la confianza que depositas en mí.


Si deseas recibir orientación sobre tu trayectoria profesional accede al apartado Orienta de este blog.


Deja un comentario

Proyectos en los que colaboro

Otras entradas de interes ...close