Orientación Profesional: Crecer profesionalmente

Creo que estoy en uno de los momentos claves de mi carrera. Espero pasar pronto de una función técnica a una función directiva. Quiero crecer profesionalmente aunque tengo que desarrollar capacidades de liderazgo. ¿Qué orientaciones me puede facilitar? Marc M (Tarragona)

Encontraras en mi blog un gran número de entradas sobre liderazgo. Te recomiendo que des un repaso a http://pauhortal.net/blog/liderazgo-nuevos-retos/ y a http://pauhortal.net/blog/cualidades-del-directivo-del-futuro/ Dicho esto y pensando en tu perfil he aquí un listado de las conductas que debes adoptar para desarrollar tus capacidades directivas con el objetivo de crecer profesionalmente.

Persigue tu objetivo: El autocontrol es como cualquier otro músculo en tu cuerpo, cuando no lo ejercitas se debilita, pero cuando lo haces de forma regular se hará más fuerte y más capaz de ayudarte a conseguir tus objetivos. Define objetivos alcanzables. Una vez que los alcances puedes incorporar más metas y avances. La mayor parte de los objetivos requieren tiempo, planificación, esfuerzo y persistencia. No dudes que pensar que las cosas se  consiguen fácilmente y sin esfuerzo te deja sin armas para afrontar el camino y aumenta significativamente las probabilidades de fracaso.

Asume retos: No tomar más aperitivos ricos en grasa, hacer 100 abdominales al día, ponerte recto cuando te des cuenta de que estás encorvado, intentar aprender una nueva habilidad. Comienza sólo con una actividad, y elabora un plan de respuesta para cuando comiences a encontrar algún problema. (Si se me antoja un bocadillo, comeré una pieza de fruta o tres piezas de frutos secos). Será difícil al principio, pero cada vez será más facil, esa es la clave.

Adopta una actitud optimista. Se trata de que tiendas siempre a ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Cuando te planteas una meta, se pone en marcha el pensamiento positivo sobre la probabilidad de conseguirla. Confiar en tu habilidad para tener éxito es muy útil para generar y mantener tu motivación. Pero hagas lo que hagas, no subestimes lo difícil que puede ser conseguir lo que te has propuesto.

Concéntrate en desarrollar más tus capacidades que en adquirir las que no tienes. Muchos de nosotros pensamos que nuestra inteligencia, personalidad y capacidades están predeterminadas y no es posible mejorarlas. Tendemos a concentrarnos en lo que no tenemos que en mejorarlas. Afortunadamente, décadas de investigación sugieren que la creencia de que las habilidades son estáticas es errónea, las habilidades de todo tipo son muy flexibles. Aceptar el hecho de que es posible el cambio se pueden valorar mejores opciones y alcanzar tu potencial.

Céntrate en lo que harás y no en lo que no harás. ¿Quieres conseguir perder peso, dejar de fumar, o poner un límite a tu mal genio? Planifica cómo vas a reemplazar malos hábitos por buenos, más que centrarte en corregir los malos. Investigaciones relativas a la supresión de pensamiento (ej. No pienses en osos blancos”) han mostrado que intentar evitar un pensamiento hacen que esté más presente. Lo mismo ocurre cuando se trata de un comportamiento, intentar no tener un mal hábito puede fortalecerlo más que romperlo.

Determina los pasos que vas a dar para alcanzar tu objetivo. Concreta. Conseguir cualquier meta requiere una evaluación continua y honesta de tu progreso, o te evalúan desde fuera o te evalúas tú. Si no sabes cómo lo estás haciendo, no puedes ajustar tu comportamiento o tus estrategias. Evalúa tus avances con frecuencia semanal, o incluso a diario. Cuando te plantees un objetivo, intenta ser lo más específico posible. “Perder 5 kilos” es un objetivo mejor definido que “perder algo de peso”, porque te da una idea clara de a qué se parece el éxito. Saber exactamente lo que quieres conseguir te mantiene motivado hasta que lo consigas.

Conoce cuánto camino queda para conseguir tu objetivo de crecer profesionalmente. Piensa una acción específica que debas tener en cuenta para alcanzar tu objetivo. Si te prometes “comeré menos” o “dormiré más” es demasiado indefinido, se claro y preciso. El esfuerzo, la planificación, la persistencia y buenas estrategias son lo que realmente te lleva al éxito. Aceptar esto no sólo te ayudará a ver tus objetivos con mayor precisión, sino también tener más confianza y agallas.

Presta atención al factor suerte cuanto éste pase cerca de ti. No importa lo fuerte que hayas conseguido ni del nivel de tu voluntad para conseguir los objetivos. A veces alcanzarlos depende de factores circunstanciales (suerte). Hay que saber aprovecharlos.

Marc… te deseo mucha “suerte” y que consigas tus objetivos.


Puedes acceder a orientación sobre el desarrollo de tu trayectoria profesional en el apartado ORIENTA del blog.


Deja un comentario