Orientación Profesional: Un callejón sin salida

Tengo 55 años. Cerramos la empresa familiar en 2008. He desarrollado algunos proyectos pero no he tenido continuidad. Estoy en un callejón sin salida. ¿Qué debo/puedo hacer? (Jose C. Barcelona)

En una situación del mercado de trabajo como la actual encontrar empleo se ha convertido en una tarea compleja. Resulta muy difícil captar la atención de los reclutadores ante el gran número de candidatos que optan a un puesto y más si nos planteamos la búsqueda bajo la perspectiva de “tengo un problema, vamos a ver quién me puede ayudar a resolverlo”.

A partir de este principio general y de mi experiencia personal en Orientación déjame indicarte los “7” pecados que debes evitar no cometer en el proceso de búsqueda.

No adaptar el mensaje a las condiciones o características de cada oferta/ puesto. Es necesario personalizar cada curriculum, y el mensaje de búsqueda en función del contexto, empresa y puesto. Diferencia. Personaliza y sobre todo expón todo aquello que has desarrollado en tu trayectoria y que puede ser aplicable en este nuevo contexto.

Plantearte la búsqueda como una “diversión” o una actividad más. La búsqueda te va a exigir una dedicación permanente y continuada. Es un empleo en sí mismo.  Debes invertir mucho tiempo y energía tanto para las tareas a desarrollar como para automotivarse permanentemente. Muchas veces el éxito depende de la actitud con que se enfoca el proceso.

No utilizar todos los medios y no hacer uso de las posibilidades que ofrecen las redes sociales. Las redes sociales son una vía más a utilizar con criterio en el proceso de búsqueda. Del mismo modo que debes utilizar los anuncios (portales, prensa etc), trabajar la red de contactos etc, las redes sociales pueden ser una excelente alternativa. Ello supone entro otros ser conscientes de que que nuestros posibles reclutadores van a investigar sobre nosotros en nuestro perfil en las redes sociales. Mucha atención a este punto.

Gestionar tu red de contactos sólo para saber qué pueden hacer por ti. Para que una buena red de contactos sea útil y efectiva debe cultivarse y cuidarse. No se trata de pedir favores sino de transmitir y obtener información.

No poner algo de imaginación y creatividad en tu búsqueda. El orden, la organización y la profesionalidad son retos importantes para un buscador de empleo. Has de tomar nota de todos tus contactos, del contenido de las conversaciones, de las ofertas a las que te postulas ya que tu contratante va a valorar la actitud que muestras en el propio proceso. Sin embargo toma consciencia de que una de las formas de destacar respecto al resto de candidatos es la de dar poner una cierta dosis de imaginación y creatividad o tu proceso: desde el propio CV, las cartas de presentación, tus notas de agradecimiento, etc.

No definir un objetivo. Pónte en contacto con las empresas en las que le gustaría desarrollar su labor, explica por qué quieres trabajar allí, qué puedes aportar y por qué eres el mejor para un puesto. Piensa preferentemente en las pymes. Sé activo, no esperes a que respondan a tu mensaje. Si quieres encontrar una nueva alternativa un empleo, debes de actuar como si fueras un “vendedor” de ti mismo.

Y la última ser consciente que no existe la fórmula mágica que te asegure un empleo, y más cuando las empresas han reducido sus contrataciones y el mercado de trabajo soporta a un volumen tan elevado de desempleo.

No obstante si tomas en cuenta de no cometer estos “pecados” y estas abierto a la movilidad geográfica (a pesar de tu edad) estoy convencido de que tus posibilidades de éxito se incrementarán sustancialmente.

Te deseo mucha suerte

Deja un comentario