Orientación Profesional: Negociar con éxito

Aunque profesionalmente me considero consolidado en mi posición acepté participar en un proceso de selección para una empresa de nuestro sector más consolidada y tengo una oferta de empleo sobre la que tengo que decidirme y sobre todo no sé muy bien cuál es el margen de negociación que puedo tener ¿Qué puedo o debo hacer? Marcos L. (Madrid)

Respecto a cómo gestionar la situación que vives y sobre la posibilidad y los efectos de renunciar en este momento a seguir en el proceso puedes encontrar contenidos en otros comentarios incorporados en este bloque de mi blog.  Sin embargo en relación a las opciones y al marco de negociación de que dispones sí que me voy a permitir hacerte algunas consideraciones a la vista de tu perfil profesional.

En cualquier caso las orientaciones que te formulo están centradas en el proceso de negociación. Es evidente que en este momento (negociar tu nuevo contrato) ya habrás evaluado el interés de la oferta y tu disposición al cambio. Estas son necesariamente fases previas. Una negociación puede romperse pero no por el hecho de que nos percatemos, durante sus fases, que no estamos realmente interesados en el cambio profesional que ello supone. Cuando empieces la negociación este es un proceso que sólo puede romperse por consecuencias negativas del propio proceso. No puedo recomendarte en absoluto que inicies la negociación sin tener la seguridad de que estés disponible para el cambio.

Lo que debes tomar en consideración antes de sentarte a negociar es:

  • Obtén la máxima información posible antes de desarrollar la negociación propiamente dicha.
  • Haz lo posible por conocer cuál es el valor de mercado de la posición que deseas ocupar.
  • Toma en cuenta todas las variables: interés de la compañía, valor y peso de los competidores, circunstancias que han motivado el proceso de selección etc.
  • Elabora y redacta un esquema con las condiciones contractuales que supondrían tu “ideal” para el contexto en el que se formula la negociación.
  • Pide a la empresa o al intermediario (Head Hunter, etc) que te formule la propuesta por escrito bajo el compromiso de dar respuesta en un plazo máximo de 48 horas.
  • Investiga cual es el margen de que dispone la persona con la que estas negociando, y el de la empresa para un puesto como el que vas a ocupar en términos salariales como en el otras compensaciones (vehiculo, prestaciones sociales, blindaje, etc).
  • Incorpora en tu propuesta o contraoferta la inclusión de un servicio de recolocación para el supuesto de resolución no voluntaria de su contrato.
  • Al margen de estas orientaciones es conveniente que alguna persona de tu confianza te ayude en este proceso. Utiliza el principio de que 4 ojos ven más que dos.
  • No obstante no olvides que la decisión final será de tu estricta responsabilidad.

Recuerda que el resultado de esta negociación puede ser vital para el desarrollo de tu trayectoria profesional futura. Si lo que planteas es razonable es muy probable que la empresa termine aceptándolas, aunque sólo sea por evitar los costes de todo tipo que se generarían para el caso de que la negociación termine fracasando y que en todo caso estás a punto de pactar el marco que va, probablemente, a condicionar tu futuro y el devenir de tu carrera profesional.

Marcos te agradezco la confianza que depositas en mí.

Deja un comentario

Actividad Profesional: