Las 5 aplicaciones básicas del big data

En los últimos 12 meses y con la motivación vinculada al desarrollo del proyecto diana.jobs en el que hoy estoy inmerso he intentado ponerme al tanto de todos los elementos básicos sobre el big data.

No pretendo convertirme en ningún especialista aunque debo conocer cuáles son las aplicaciones más relevantes y en particular ser capaz de responder adecuadamente a las cuestiones que se me formulen sobre las necesidades o cuestiones que en el ámbito de la gestión en general y del capital humano pueden obtener solución o respuesta a través del tratamiento de datos y al conjunto de información que se integra en el concepto de “huella digital”.

Inspirado en estas lecturas y con la visión puesta en su aplicación a la gestión de los RRHH he aquí, desde mi modesto punto de vista, las cinco principales aplicaciones del big data.

Análisis de los datos y de la información:

Las que los especialistas denominan tres “V” (velocidad, volumen y variedad) son el reflejo de lo que las organizaciones (sea cuál sea el ámbito en que actúan) pueden hacer para mejorar sus procesos, tomar mejores decisiones y evaluar, antes de su puesta en marcha incluso, el impacto de las mismas.

Resulta significativo constatar que pocas organizaciones están obteniendo los resultados apetecidos de la gran cantidad de datos de que ya disponen también en el ámbito de los RRHH. Aquí resulta aplicable la máxima que utilizamos en nuestras presentaciones sobre “si sabemos hacernos las preguntas adecuadas es muy posible que podamos encontrar las respuestas”. Y además con unos niveles de validez en las respuestas, rápidez y costes impensables hace tan sólo 2/3 años.

Formular predicciones sobre comportamientos futuros:

El análisis que facilita el bigdata permite comprender el comportamiento de las personas y de los colectivos humanos. Permite también formular predicciones sobre los comportamientos futuros.

Esto que ya se esta constatando con éxito en los ámbitos comerciales es también muy relevante en la gestión de personas. Son multitud las preguntas que se pueden contestar en la gestión del Capital Humana y los comportamientos que se pueden predecir: Con estas herramientas es posible por ejemplo predecir de entre un determinado colectivo quién puede estar objetivamente más favorable a aceptar una movilidad geográfica, o determinar el impacto real de una determinada actividad formativa analizando el comportamiento previo y post de los participantes.

Evaluar el impacto de las acciones/decisiones en tiempo real:  

El biddata permite obtener visibilidad en tiempo real de las operaciones, el comportamiento de las personas, las transacciones realizadas, lo que facilita disponer de información para el análisis, el establecimiento de medidas correctoras etc. 

La combinación de datos de la gestión del capital humano con otros obtenidos por otras áreas (comercial, producción etc) facilita a la línea la toma de decisiones así como la capacidad de reacción ante resultados no previstos.

Disponer de más información para tomar más y mejores decisiones:

El propio bigdata genera nuevos contenidos e información que, incorporados al sistema permiten obtener nuevos datos, disponer de mayor información y acertar más en la toma de decisiones.

De la misma forma que conocer el comportamiento y las motivaciones de los clientes  permite alcanzar los objetivos organizativos (ventas, calidad del servicio) el conocimiento de los comportamientos, conductas y motivaciones de nuestro capital humano nos permitirá desarrollar iniciativas que…. por ejemplo aseguren la retención del talento o personalizar las políticas de RRHH.

Mejorar la seguridad en el tratamiento de los soportes informáticos:  

El big data permite establecer mecanismos para localizar anomalías y prevenir ataques. Una buena gestión de los datos obtenidos en el análisis nos permitirá analizar acciones o relaciones ocultas, detectar patrones de conducta y prevenir amenazas a la seguridad. Un aspecto que es relevante en todos los campos pero que lo es más si cabe en el campo de la gestión de personas.

En la gestión de la información hay muchos peligros (control, intromisión en la privacidad etc) pero también mucho camino por recorrer para conseguir ser más eficientes, gestionar mejor y obtener mejores resultados.

Ah y todo ello es posible sin tener que cambiar/modificar las herramientas ya disponibles (el bigdata actua como un “troyano” dentro de las plataformas disponibles) y sin costes de inversión y desarrollo ya que se provee en formato de pago por uso. Por último una solución pensada para el usuario final y que elimina los formularios y listados de los ERPs tradicionales.

Deja un comentario