Índice de Empleabilidad o como conocer el “valor” de tu perfil

A lo largo de los más de 12 años que llevo escribiendo en este blog he definido el concepto de empleabilidad de muchas maneras.

Probablemente la que más me convenza es la que figura en el post de título ¿Qué es la empleabilidad?, publicado en 2010 y accesible en http://pauhortal.net/blog/que-es-la-empleabilidad/ en el que defino el concepto de la siguiente manera “La capacidad de una persona de acceder a un puesto de trabajo, mantenerse en él y reorientarse profesionalmente en otro en el caso de pérdida del primero”

El concepto de empleabilidad no puede ser el resultado de un análisis centrado en la persona, en otras palabras centrarse en la capacitación profesional (conjunto de habilidades y competencias de un perfil profesional) sino que debe de considerar el valor de este perfil en un mercado determinado. En otras palabras, el valor de la empleabilidad no depende únicamente de la persona sino del contexto y de las necesidades del mercado en la que ésta se encuentre o en la que centre su búsqueda. Sin este análisis es imposible dar un valor adecuado a un perfil determinado.

Como afirmo en otro de mis post sobre este concepto “una persona es –empleable- si posee los requisitos en términos de conocimientos y competencias demandados por los empleadores para su perfil y es capaz de transmitir adecuadamente un mensaje al mercado.  Y de aquí surge un tercer aspecto. A saber: la capacidad para transmitir este valor al mercado.


Por tanto, para determinar el nivel de empleabilidad de una persona resulta necesario ponderar diversos factores: desde los conocimientos y habilidades (COMPETENCIAS), la motivación y capacidades (ACTITUD) para destacarlas ante terceros, y todo ello dentro de un marco de un entorno sectorial y geográfico determinado (MERCADO).


La suma de estos tres elementos: Competencias, Actitud y Mercado son los factores que hemos tomado en consideración para la creación del que hemos denominado INDICE DE EMPLEABILIDAD.

No debemos olvidar que en un momento como el actual, con un elevado nivel de competencia para atraer a los perfiles de mayor talento las organizaciones intentan identificar cómo es cada uno de los candidatos, determinar sus competencias hard y soft, y sus motivaciones profesionales. Disponer de una herramienta válida que les permita identificar objetivamente su nivel de empleabilidad puede ser también un elemento a ponderar. De igual forma que puede ser relevante para la tarea que deseen los Orientadores Laborales. De hecho las pruebas que hemos realizado con usuarios de los servicios de Orientación han sido muy positivas.  

Estos aspectos competenciales y motivacionales, sumados a los factores que dependen estrictamente del mercado laboral (equilibro entre oferta y demanda) y de las corrientes sociales (genero, edad, diversidad, etc) hacen que la empleabilidad dependa tanto de factores que un profesional puede controlar como otros de carácter ajeno y en los que resulta muchas veces imposible de incidir. Unos criterios que son aplicables para todos los niveles de competencia, formación, e inclusive, aunque pueda sorprendernos, a los niveles profesionales de menor cualificación. Sin embargo influyendo o incidiendo en los factores “controlables” es posible centrar las acciones para el desarrollo profesional de modo mas eficiente. Un aspecto relevante para la gestión de la Orientación Laboral.

Te anuncio que en los próximos días estará disponible para todos/as el INDICE DE EMPLEABILIDAD  que te permitirá (sin ningún coste) acceder de una forma simple y sencilla a una valoración de tu empleabilidad así como disponer de un conjunto de orientaciones básicas para tu desarrollo profesional.

Si una vez obtenido tu INDICE DE EMPLEABILIDAD deseas hacerme alguna consideración, comentario o crítica no dudes en contactar directamente conmigo a través del email 1156arte@gmail.com 

Deja un comentario