Errores en la “búsqueda digital”

Todo el mundo habla sobre la red y su relevancia en los procesos de búsqueda, sin embargo, no todo lo que reluce es oro.

Al margen podemos constatar que muchos profesionales/candidatos cometen muchos errores, algunos de ellos fácilmente resolubles, en su relación con la red.

He aquí los que considero mayores errores a evitar en la búsqueda digital.

Perfil Incompleto. ¿Entregarías tu CV en papel a una empresa sin tenerlo completo? Si tu respuesta es “sí”, no cabe más que desearte buena suerte. Si tu respuesta es “no”, tampoco lo hagas cuando buscas empleo a través de la red. Recuerda que has de tener un perfil en redes sociales profesionales y webs de empleo completo y bien estructurado. Los profesionales del reclutamiento no van a perdonarte que no hayas completado todos los campos del perfil o que lo hayas hecho de forma no adecuada. Su valoración será clara: falta de interés y el resultado no podrá ser otro que “descartado”.

Participar por participar. Una de las grandes ventajas de la búsqueda digital es la facilidad para responder o postularte a una determinada oferta. El único requisito necesario es el saber hacer clic. Es fundamental ser consciente que sólo se debe hacer clic en aquellas ofertas de empleo que encajan con tu perfil lo que significa no postularse para ofertas en las que tu perfil no cumpla los requisitos definidos. En el mejor de los casos no considerarán tu candidatura y lo más común es que seas incluido en la carpeta de “descartado” con el riesgo de que este hecho pueda ser recordado en el futuro.

No tomar en consideración el concepto de “huella digital”. Ten la seguridad que un reclutador con interés en tu perfil rastreará todo aquello que las redes sociales digan sobre ti. Del mismo modo que cuando una empresa se interesa por ti la buscas en Google o Facebook, las empresas también pueden hacerlo contigo. Por ello es imprescindible cuidar tu reputación online, vigilar qué compartes, comentas, dónde haces “like”, las fotos en las que apareces o tus tweets y retweets. Cualquier lapsus no hará más que incrementar tus posibilidades de ser incorporado en la carpeta de descartados.

Adoptar una actitud pasiva. Adoptando una actitud pasiva reducirás sustancialmente tus oportunidades. Debes ser activo. Estar registrado en todas las webs de empleo y redes sociales profesionales, tener el perfil completo al 100% y haberle añadido una foto sonriente es genial, pero no asegura la consecución de tus objetivos. Has de tomarte tu actitud de búsqueda como una más de tus actividades diarias y como la actividad fundamental si estas desempleado. Visita las webs de empresas que te interesan, accede a los portales de empleo, contacta con posibles reclutadores. Adapta tu perfil a las necesidades del mercado, infórmate, fórmate. Si no lo haces serás probablemente poco competitivo y por tanto puedes ser claramente descartado.

Gestionar de forma inadecuada tu red de contactos. ¿Te gustaría que el departamento de RR.HH. de una empresa pida información sobre ti a una persona que agregaste en Linkedin porque fué contigo a un campamento de verano cuando teníais 12 años? Para la búsqueda de empleo es básico utilizar tu red de contactos, pero que está esté integrada por contactos reales, lo que significa que son personas que te conocen, que pueden hablar de ti etc. Es tentador agregar a muchos contactos  y creer que así estaremos conectados con un mayor número de oportunidades profesionales, pero no deja de ser más que una falacia. ¿Qué le dirías tú al departamento de RRHH de tu empresa si te piden información sobre un contacto que no conoces realmente o que sólo es una persona que formaba parte de un listado de participantes en un seminario? La posibilidad de ser descartado se reduce si gestionas adecuadamente tu red de contactos digitales.  

No aprovechar las oportunidades que te ofrece la red. La red de ofrece la oportunidad de entrar en contacto con muchas personas con las que te sería muy difícil hacerlo en el mundo no digital. Aprovéchalas pero con criterio. Al margen has de tomar en cuenta que las reglas de comunicación digitales ofrecen un marco más informal para el contacto y la relación. Haciéndolo es muy probable que consigas acceder a más y mejores oportunidades.

No descartes la búsqueda offline. La probabilidad de que tu próximo empleo lo consigas a través de tus actividades de búsqueda digital crece día a día, sí, pero mientras esa probabilidad no sea del 100% no descartes la vía offline. Aprovecha la red pero no olvides el contacto personal. Toda ayuda es buena. Trabaja profesionalmente tu red de contactos (y no sólo dígitalmente). Encontrarás muchas recomendaciones sobre estos ámbitos en el apartado ORIENTA de este blog. No te olvides que no todo circula por la red y que hay muchas oportunidades no formales que pueden ser interesantes para ti.  

P.D. No debo de terminar este post sin agradecer la inspiración que he recibido en su elaboración de diversos contenidos hallados en la plataforma job&talent.

Deja un comentario