Orientación Profesional: Entrevista, preguntas clave

Estoy en las primeras fases de mi vida profesional. Tengo 33 años. Estoy buscando un nuevo empleo. Voy a tener la próxima semana una entrevista para un puesto de mi interés. ¿Puede darme algunas orientaciones? Javier L. (Huesca)

Lo primero que debes de tener cuenta que al entrevistador/seleccionador/jefe le preocupa más el futuro que el pasado. Por tanto cuanto más aparentemente sea una pregunta orientada al pasado, más debes de preocuparte. 

¿Háblame de ti?

Probablemente lo que desea el interlocutor es descubrir no se qué de tu pasado que te hace o bien el candidato ideal o bien el candidato a rechazar de inmediato. Su temor estriba en que este dato, hecho, o circunstancia influya negativamente en tu adaptación al nuevo puesto y a la empresa. Se trata de comunicar que eres el candidato adecuado para el puesto y corroborarlo a través de tu experiencia y de tu pasado (formación, logros, etc).

Para ello la mejor estrategia consiste en hacer un resumen inferior a 2 minutos con lo datos siguientes: Donde has nacido, hobbies, intereses. Qué formación tienes y porqué la tienes. Cuáles han sido los pasos claves de tu trayectoria profesional. Cuál es tu objetivo profesional.

 ¿Porqué te interesa este empleo?

El temor del entrevistador es el que no tengas una motivación real por el puesto, que le uses simplemente como trampolín para un nuevo puesto o simplemente confirmar si la apreciación que tienen sobre ti a través del análisis de tu curriculum, de los test, etc, es correcta.

Debes comunicar que tu experiencia anterior te ha hecho adquirir las capacidades que consideras adecuadas para el nuevo puesto y que estás muy motivado por integrarte y tener éxito a corto y medio plazo en la organización. Mójate, como habrás obtenido alguna información sobre la compañía señala, aunque sea en un contexto general que valor puedes aportarles.

¿Porqué estas aquí?.

Esta pregunta no puede contestarse con vaguedades. O estamos allí solamente para “ver que pasa” (esto normalmente ocurre cuando recibimos una llamada de un head hunter) o tenemos un motivo real. Y este motivo sólo es consecuencia de una investigación previa, de haber constantado que en principio, la compañía y el puesto merece nuestro interes.

Ojo, esta es la respuesta que todos los candidatos hacen. No es positivo ni aporta nada decir cosas sin sentido, hay que haberse trabajado el tema con antelación.

¿Qué nos puedes aportar?.

Tu interlocutor desea saber si ayudarás y de que manera a la empresa para cumplir sus objetivos. Otra vez si has hecho una investigación previa, sabrás cuales son los objetivos y las necesidades de la empresa y como puedes ayudar a conseguirlos.

¿Qué clase de personas eres?.

Esta es una pregunta clave y en la que no hay ninguna respuesta que puedas menorizar. Todo lo que haces, dices, tu imagen, etc, se considerará como respuesta. Tu peinado, tu estrés, tu postura, la sudor de tus manos, tu prepotencia, tu aliento, el sonido de tu voz, tu capacidad de escucha, tus valores, tu presentación personal, el trabajo de investigación previo…. etc. Todos ellos son elementos que tu interlocutor utilizará para contestarse a esta pregunta.

Tu interlocutor te rechazará si detecta: que estas mintiendo, que no eres una persona honrada, que no eres responsable, que eres arrogante o excesivamente agresivo, etc. Se consciente de que sobre este punto es más importante si cabe la máxima de que las cuestiones más dificiles de contestar en una entrevista no son las preguntas que se nos formulan sino aquellas que el interlocutor se formula y el mismo responde.

¿Porqué debemos contratarte?.

Inmediatamente a superar las fases anteriores el interlocutor mentalmente te pondrá en relación o competencia con el resto de candidatos que optan como tú al puesto. Aunque pueda parecer que aquí hay poco que hacer dado que normalmente no conocemos a nuestro competidores en la realidad hay mucho campo de actuación dado que nos podemos apoyar en el excelente trabajo de investigación que habremos desarrollado con anterioridad a la entrevista.

Has de ser consciente de que el entrevistador también tiene sus miedos. Si le ayudas a convencerse de que: tienes las capacidades que necesitan, que vas a estar en el puesto/empresa el tiempo razonable, que eres capaz de mantener buenas relaciones con tu entorno, que eres una persona con iniciativa, etc, es mucho más probable que se reduzcan estos miedos y que seas tú la persona a la que hagan la oferta.

¿Porqué perdiste tu empleo?.

Esta es el tipo de pregunta como probablemente alguna más de las que figura en este anexo que corresponden a la tipologia, preguntas no formuladas que van a ser contestadas por el propio entrevistador. Lo que le interesa a tu entrevistador es analizar tu capacidad para anticiparse a la situación, si te has planteado un cambio pero nadie te ha contratado todavía, si eres demasiado conservador etc.

Por último dos recomendaciones. El primero se estricto en las causas de tu perdida de empleo y el segundo “miente como un bellaco” si realmente llevas tiempo en búsqueda y no has sido capaz de encontrar una alternativa profesional. Piensa que una de las causas más importantes para el rechazo será si el entrevistador tiene la impresión de que “no has gustado” a otros posibles entrevistadores. Este es el único punto en el que cabe que mientas o adornes tu mensaje.

Un comentario final: Toma nota de que difícilmente serás contratado si no has sido capaz de transmitir mensajes positivos a este tipo de cuestiones que a veces no te serán planteados expresamente pero que con toda seguridad el entrevistador se formulará y se contestará por ti. 

Un fuerte abrazo. Espero que mis recomendaciones te sean de utilidad.

Deja un comentario