Cualidades del directivo del futuro

Hasta los años 90 del siglo pasado el modelo de competencia necesario para alcanzar una posición de liderazgo se basaba en el carisma, la capacidad de influencia, la experiencia y la lealtad.

Aunque en muchas organizaciones la más relevante era esta última. Lealtad a unas determinadas cultura, estructura, personas etc. Sin embargo es muy probable que en un etapa de profundos cambios como los actuales los modelos de liderazgo se fundamenten no tanto en la presencia de determinadas capacidades como en el hecho de saber encontrar las respuestas adecuadas a los retos con los que nos enfrentamos. El probable que hoy, el liderazgo esté cada vez más centrado en:

La confianza en uno mismo: El líder deberá tener confianza en si mismo, ser autosuficiente, y no necesitar  refugiarse en la seguridad de una organización o del estado.

El mantenimiento de las propias convicciones: Es necesario que líder esté convencido de lo que quiere hacer. Tras una larga etapa de conformismo social, deberá recuperar la iniciativa y tener convicciones propias. Deberá tener un mayor espíritu emprendedor y capacidad para asumir riesgos.

La capacidad para el aprendizaje:La formación del ejecutivo y del empresario tendrá que ser permanente debido a la variedad y complejidad de los problemas a los que tendrá que enfrentarse. La curiosidad, la formación y el reciclaje permanente será el mejor remedio para evitar el miedo a lo desconocido.

El instinto para adaptarse a las innovaciones: Es un factor clave debido a la gran velocidad de cambio de la tecnología.

La valentía: El directivo tendrá aprender a manejarse en una sociedad debilitada. Los valores personales, familiares y empresariales se han diluido y no es fácil trabajar en este medio ambiente. Siempre es más facil frenar el ímpetu de los subordinados que empujar siempre a los demás. El directivo deberá ser consciente de que su organización saldrá adelante con trabajo constante y bien hecho. Deberá ser valiente para romper la burocracia.

Esperemos que surjan nuevos líderes. ¡Los necesitamos!.

Deja un comentario