Aprender a desaprender

Crisis sanitaria, crisis económica y crisis social. Estas son, sin ninguna duda, las tres derivadas de la situación que vivimos y que nos obligan al esfuerzo de desaprender.

La economía, el trabajo, la medicina, la enseñanza y la manera de enfrentarnos al cambio climático son sólo cinco ejemplos de cosas que deberían cambiar tras esta pandemia, tras esta crisis.

¿Qué tenemos que aprender, como sociedad, de una crisis como esta? La epidemia, nos ha situado ante un espejo, nos hemos mirado y evidentemente no nos hemos gustado ni individualmente ni como colectivo. Y ha vuesto en evidencia que vivimos en una sociedad que no estaba preparada para afrontar ni de lejos un reto como éste, que ha sido incapaz de dar respuestas globales a una situación como ésta y que tendrá que aprender mucho de ella (desaprender), si quiere simplemente afrontar con un cierto éxito los retos que tenemos por delante. 


Y conviene que recordemos que, ante la crísis del cambio climático, el confinamiento no será una solución viable.


Aprender de esta crisis (o en otras palabras desaprender respecto a los hábitos que teníamos incorporados en nuestra normalidad) implica desde mantener la economía en funcionamiento, a cambiar muchas de nuestras rutinas, ser capaces de construir una red de cobertura social que proteja a los ciudadanos y les ayude a gestionar su vida cotidiana, etc.

La pandemia nos está ofreciendo una oportunidad inédita e inesperada de desaprendizaje. Hemos constatado cómo reaccionamos individual y socialmente cuando detenemos nuestras actividades. Probablemente deberíamos vincular más la respuesta al coronavirus con la emergencia climática puede ser enormemente inteligente. Sin embargo constato que poco se habla de ello….porqué no seamos ilusos lod intereses en sentido contrario son muy muy fuertes y potentes.

He aquí algunas consideraciones que deberían de estar sobre la mesa: ¿Es posible mantener los niveles de contaminación climática en los mismos niveles que en el periodo de confinamiento? ¿Qué cambios debemos de poner en marcha para que este mantenimiento sea coherente con la reconstrucción de la actividad económica?, ¿Qué haremos cuando superemos la emergencia sanitaria? No será fácil porque cuando la situación sanitaria se supere como consecuencia de haber hallado una vacuna (que seguro que seremos capaces de desarrollar en un breve periodo de tiempo) volveremos a las andadas, aunque es posible que algunas cosas cambien.


Deberíamos de preguntarnos más sobre las cosas que conviene mantener (aprendizajes adquiridos en este periodo) y menos sobre cómo y cuando podemos volver a cómo estabamos antes. 


Si queremos aprovechar esta “oportunidad” para intentar corregir una parte de los factores que nos abocan a una emergencia climática habrá que plantear muchos cambios. Algunos serán de carácter positivo en la medida que generarán mayores volúmenes de empleo como por ejemplo las inversiones en educación, la sanidad o las prestaciones sociales pasando por la implantación de una RMU (renta mínima universal) que hoy considero imprescindible y necesaria. No nos engañemos y reconozcamos que IMV (ingreso mínimo vital) es un parche que tendremos que modificar a corto plazo.

Otros en cambio serán muy negativos a corto plazo ya que supondrán efectos relevantes en los niveles de empleo. Como ejemplo tomemos nota del impacto que la reducción de la movilidad tendrá en el sector turístico, las compañías aéreas, etc. El riesgo del mantenimiento “asistido” de volúmenes de empleo es y será muy elevado. Deberíamos ser muy precavidos en el mantenimiento de actividades económias y de empleo en sectores que además de tendentes a ser sustituidos por robots generan un gran impacto en el ámbito de clima.

Lo dicho: necesitamos aprender a desaprender.

PD… el presente post se ha inspirado en algunas de las reflexiones que Enrique Dans e Isabel de Salas formulan  en https://www.enriquedans.com/2020/03/aprender-de-las-crisis-es-una-tarea-fundamental.html y https://www.expansion.com/opinion/2020/04/07/5e8c3254468aebc1748b45cc.html respectivamente.

Deja un comentario